31 October, 2009

MI LUNA CAUTIVA

Se llamaba José Ignacio Rodríguez, le llamaban "Chango Rodríguez". Cantautor y poeta del cancionero popular argentino.De padre catamarqueño y madre riojana, nace en Córdoba, Argentina un 31 de julio de 1914 en el domicilio de Sucre 327, muy cerca de donde yo vivi por muchos años mientras estudiaba.

Cursó sus estudios primarios y secundarios en el colegio San José de Villa del Rosario. En su juventud fue jugador del fútbol del Rioja Junior ( Provincia de la Rioja ) Vivió junto a su madre en calle Chubut 34, Córdoba.

Curiosamente, me familiarice con sus canciones y su vida en San Juan, en tantas noches de verano, despues de comer asados, sentados al fresquito del patio...con una guitarra y una voz enamorada de Cordoba...

Tantas memorias que transportan mis recuerdos hacia lugares tan lejanos, aromas tan argentinos, costumbres tan nuestras...y esta cancion, la cancion que se me grabo en el corazon y que me ha acompañado todos estos años...la de la luna cautiva!!!

Este post va dedicado al Chango Rodriguez y a Guillermo Videla Moya, esa voz sanjuanina que con una guitarra nos "educo" en el folkclore y en la poesia de nuestra tierra.



Pueden visitar el Museo Virtual del Chango Rodriguez haciendo click aqui


6 comments:

Ricardo Pereda said...

Viva Cordoba, la docta, carajo!!!!
Viva mi Argentina!!!
Un saludo desde Sidney, Australia.

Anonymous said...

Hola, soy Natalia, desde Argentina. Queria preguntarte algo. Es esa la version original de la luna cautiva, cantada por el Chango Rodriguez?
Me gusta mucho ese cantor, a mi papa le gusta mucho tambien.
Un afectuoso abrazo

Mama said...

Mi querida Anaví:
Está hermoso y sobretodo emocionamtemente nostálgico.
Le avisé a Susana para que lo lea, pienso que le va a encantar.
Qué bueno que hayas retomado tu blog.
Un beso grande...

amelche said...

Yo también me alegro de que hayas retomado el blog. Un abrazo.

Anavi said...

Gracias a todos por alegrarse por mi vuelta...aunque tengan en cuenta que esta "vuelta" esta condicionada a mis minutos libres, que son pocos.
No vivo la vida como lo hacia antes...en donde el tiempo era algo que pasaba por osmosis y donde la vida se pasaba mientras yo estaba sentada frente a la compu...
Muchisimas gracias de corazon!

amelche said...

De repente, hoy, he echado de menos aquel bar de los viernes. :-)