16 January, 2006

Higuera de Doña Paula

En la ciudad de San Juan está como todos saben la casa natal de Domingo Faustino Sarmiento, en la calle Sarmiento (S) 21. Está casi en el centro mismo de la ciudad. La casa fué construída por la mamá de Sarmiento en 1801, cuando ella tenía sólo 23 años. Se hizo de puro estilo colonial con un patio central en donde la familia pasaba la mayor parte del día. A ese patio se accede nomás pasar la puerta de entrada y lo primero con lo que uno se encuentra es con "La Higuera" que debido a su bicentenaria existencia ya no tiene ni hojas, como pueden ver en la foto. Todo fué cuestión de amor a primera vista. Cuando Paula, la mamá de Sarmiento, visitó el sitio en donde sería construída la casa vió que había una higuera y decidió que no sería cortada sino que se adaptaría la ubicación del patio para que la higuera quedase en medio y así darles sombra (tan necesaria en San Juan). Puso su telar debajo y se hicieron compañeras inseparables por muchos años.
Resulta que cuando las hermanas de Sarmiento se hicieron grandes y tomaron, por así decirlo, las riendas de la casa, en un desenfrenado deseo de "modernización" del hogar decidieron que sacarían esa vieja higuera. A la madre casi le dió un infarto cuando se enteró de los planes y se opuso por completo pero como ya no tenía la misma autoridad que antes ya que eran las hijas las que manejaban todo...zaz!!! se la cortaron...y como escribiría en uno de sus libros Sarmiento: cortaron la higuera con un "Hacha Higuericida".
Fué tal el pesar de la pobre Doña Paula que las hijas arrepentidas dejaron que del tronco creciera un retoño...y es ese retoño el que hoy se puede visitar en la casa de Sarmiento.
Su conservación es primordial. Su cuidado está a cargo del Ingeniero Agrónomo Santiago Marcuzzi, quien realiza una tarea permanente de control de humedad, temperatura y sanidad de la planta. Tiene un régimen especial de riego por goteo y a profundidad y consta de un sistema que permite un fácil control de su condición a la vez que impide que la humedad llegue a los cimientos y paredes de la casa ya que está construída de adobe.
Todos los años, para la época de la poda, se hacen nuevos retoños de la misma. Son depositados en un invernadero y luego de un año son entregados a instituciones educativas y culturales de todo el país y del extranjero que así lo solicitan, para rendir de esta forma, un homenaje al prócer y al hogar que lo vio nacer. Los sentimientos de Sarmiento con respecto a la higuera y el valor del árbol en la vida de las personas quedan expresados en un párrafo de su libro "Recuerdos de Provincia": "...un árbol que hemos visto nacer, crecer y llegar a la edad provecta es un ser dotado de vida, que ha adquirido derecho a la existencia , que lee en nuestro corazón que nos acusa de ingratos y dejaría un remordimiento en la conciencia, si lo hubiésemos sacrificado sin motivo alguno".
Hay tantas cosas de la familia que cuando uno sale de la casa tiene la sensación de que los habitantes todavía viven alli. Es un lugar muy interesante para visitar especialmente con niños ya que les acerca al Sarmiento "ser humano"...en su infancia, su juventud, sus recuerdos, etc

No comments: