20 January, 2006

Gigante argentino!

Argentina es un país que se caracteriza por tener muy buenas cosas: carne, vino, clima y también por tener lindas mujeres, buenos profesionales que se van, jugadores de futbol, etc. Sepan también que Argentina es el país en donde se han encontrado los restos fósiles del dinosaurio más grande del mundo: Argentinosaurus Huinculensis. Y no sólo eso, es cuna también del Giganotosaurus carolinii y del Titanosaurio...todos ellos en la patagonia.
Les quiero contar a cerca de una persona a la que admiro profundamente: Rodolfo Coria. Es paleontólogo y director del Museo "Carmen Funes" de la pequeñísima localidad de Plaza Huincul, en la provincia de Neuquén y es quién los ha descubierto.
Ha recorrido todo el mundo, presentando sus descubrimientos. Discovery Channel cuenta sus hallazgos en la serie de documentales "Jurassica". No hay museo aquí en Europa que no hable de él. En julio, en la exposición "Dinosaurium" ví sus trabajos...y es argentino.
Con este simple post quería contarles a cerca de él y de sus magníficos aportes a la ciencia de la paleontólogía (soy una paleontóloga frustrada). Y también contarles una anécdota que ustedes la pueden tomar como quieran: dramática, vergonsoza, típica de Argentina, etc.
Resulta que Coria pretendía hacer un estudio tomográfico del "basicráneo" de un cráneo de Giganotosaurus carolinii descubierto por él en 1993 en Neuquén, algo innovador que aportaría importantes datos a cerca de la visión y el olfato del dinosaurio en cuestión. Coria se tuvo que ir con el cráneo a Canadá, ya que en las clínicas privadas donde disponían de esta tecnología le decían que no podían hacerlo, porque el giganotosaurio no estaba afiliado a ninguna prepaga y ni siquiera contaba con obra social. Esta es una foto de Coria con el "basicráneo" del Gigantosaurio.
Los estudios del basicráneo del giganotosaurus de Coria constituyen los primeros en su tipo realizados a un dinosaurio argentino. Estos revelan que los lóbulos olfatorios del dinosaurio carnívoro más grande conocido a la fecha estaban más desarrollados que los de su equivalente en el hemisferio norte, el famoso Tiranosaurus rex . Sin embargo, la comparación de ambos basicráneos revela que este último habría tenido lóbulos ópticos más desarrollados que los del dinosaurio patagónico. Esto sugiere que el giganotosaurus habría tenido un sentido del olfato más fino y desarrollado que el tiranosaurus, pero una vista menos eficiente. Uno puede suponer que el giganotosaurus estaría mejor adaptado para la caza nocturna", actividad para la cual un buen sentido del olfato resulta de mayor utilidad que la vista.
Los resultados del estudio se publican en la edición de enero de 2003 del Journal of Vertebrate Paleontology. Si alguno de ustedes es fanático como yo de este tema puede ir a: The Society of Vertebrate Paleontology o visitar el Museo "Carmen Funes" de Plaza Huincul en la Av. Córdoba 55 en la provincia de Neuquén y quien les dice...capáz tienen la suerte de conocer a Coria!!

1 comment:

:Luciano said...

Es para matarlos a los de las medicinas prepagas. Falta de imaginacion para suponer la propaganda gratis que se estaban por ligar al asociarse al laburo de este cientifico.
Que gente laucha.